Páginas

lunes, 2 de junio de 2014

I REMEMBER MAMA (1948)


Título original: Siempre la recordaré
Año: 1948
Duración: 134 minutos
Nacionalidad: Estados Unidos
Director: George Stevens
Guión: DeWitt Bodeen basado en la pieza teatral de John Van Druten, inspirada, a su vez, en la novela de Kathryn Forbes Mama’s Bank Account
Música: Roy Webb
Fotografía: Nicholas Musuraca
Reparto: Irene Dunne, Barbara Bel Geddes, Oskar Homolka, Ellen Corby, Philip Dorn, Cedric Hardwicke, Edgar Bergen, Rudy Vallee
Producción: RKO Radio Pictures


I Remember Mama (1948) es un film clásico hasta la médula, que emociona y conmueve intensamente, narrado con oficio y maestría por George Stevens, alternando en su largo metraje (134 minutos) el registro cómico con el más depurado melodrama, de manera pulcra, delicada y elegante. Cuenta la historia de una familia de origen noruego afincada en San Francisco, Estados Unidos, sin estridencias ni sentimentalismos, aunque sus imágenes impactan directamente en nuestro entendimiento y nuestro corazón. Una película de las que hoy, ay, ya no se hacen ni apenas se ven. Una película sencilla en su grandeza, porque nos habla, sincera, calmosa y cariñosamente, de la vida y nada más. Les parece poco.

En la versión española, la cinta fue titulada Siempre la recordaré, rótulo convencional, plano e inconcreto que no recoge la fuerza expresiva ni el valor afectivo, hogareño y evocador, contenidos en este relato de fondo y estructura autobiográficos. La autora de la novela en que está basada la trama, Kathryn Forbes (Kathryn Anderson McLean), era nieta de una emigrante noruega que desembarcó en California a finales del siglo XIX, de quien escuchó la crónica de sus antepasados. Y, por su parte, Katrin Hanson (Barbara Bel Geddes), hija mayor en la película, ejerce de narradora de las vicisitudes diarias de su familia que vive en una de las colinas de San Francisco, junto a su hermano Nels (Steve Brown), a sus dos hermanas, Christine (Peggy McIntyre) y Dagmar (June Hedin), Papa (Philip Dorn) y, sobre todo, Mama (Irene Dunne), alma mater de la casa, amorosa y comprensiva, atenta y siempre alerta en el ámbito doméstico, firme y fiel baluarte de los valores que los unen, a esposo e hijos.

No faltan referencias a la familia en sentido extenso, el tío Chris (Oskar Homolka), jefe de la familia, cascarrabias, brusco y gruñón, aunque en el fondo un tipo de buen corazón, y las tías, chismosas y enredosas, en distintos niveles, Trina (Ellen Corby), Jenny (Hope Landin) y Sigrid (Edith Evanson).




Katrin es muchacha dulce y sensible, que desea ser escritora. A través de sus ojos vemos pasar las vicisitudes, alegrías y tristezas, de sus seres próximos. Pero, por encima de todo y de todos, está Mama, guía material y espiritual, que, cual hada madrina, orienta y encamina sus pasos desde la niñez a la madurez, momento en que llega a comprender que si quiere escribir bien debe hacerlo sobre aquello que conoce y tiene más cerca, y que el objeto que se desea no debe alcanzarse a costa del sujeto que más se quiere. 

Siempre a su lado, alentándola, auxiliándola, aconsejándola, está Mama, a quien dedica su primer cuento publicado, Mama y el hospital, ante lo cual la discreta y modesta Mama protesta, porque desea que la historia tenga a Papa de protagonista, el padre de la familia, hombre sencillo y bueno, discreto y cariñoso, trabajador aunque no muy mañoso. Ella no es nadie, en realidad, sólo hace lo que considera su deber, de esposa, de Mama y nada más…

Grandiosa la interpretación de Irene Dunne. Se cuenta que en un primer momento la producción pensó en Greta Garbo (por aquello del acento escandinavo) para interpretar el papel protagonista. Ciertamente, la Garbo era «Divina», mas no lo suficientemente convincente y diligente como para hacer en la pantalla de ama de casa y mama amorosa. Con cincuenta años sobre sus espaldas, la todavía esbelta y bella Irene Dunne (maquillada y agrandada su complexión a fin de hacer más verosímil el rol de matrona noruega) borda el papel, acento nórdico incluido. Greta es «Divina». Pero Irene está aquí sublime.
 
Irene Dunne y George Stevens en el set el rodaje del film
Las más de dos horas de película pasan como un suspiro. El ritmo y el tempo son cadenciosos, como exige la historia. La atmósfera es nostálgica, y a veces también melancólica, efecto cinematográfico favorecido por la precisa dirección de George Stevens, la evocadora música de Roy Webb y la fotografía de daguerrotipo tomada por la experta mirada de Nicholas Musuraca. Hay, con todo, algunas secuencias verdaderamente maravillosas.

Para empezar, la que principia la película, en la que Mama reúne a la familia el día en que Papa (carpintero de oficio) ha recibido la paga semanal. Desea que todos estén presentes en la ceremonia periódica de hace frente a los gastos de la casa, en la asignación de las partidas económicas, no muchas monedas, con las que pagar la factura de la luz y el gas, al carnicero, así como asegurar las necesidades y contingencias más urgentes a cubrir, los chicos necesitan material para ir a clase, y a Mama le urge cambiar de abrigo, un abrigo cálido para los días de invierno, pero eso no urge, afirma ella, el abrigo puede esperar…



Los Hanson tienen un huésped en casa, Mr. Jonathan Hyde (Sir Cedric Hardwicke), personaje discreto y taciturno, que paga la pensión cuando puede, normalmente leyéndoles páginas inmortales de algunos de los libros que atesora en su cuarto. Por la noche, después de cenar, los habitantes de la casa se reúnen en torno a la mesa de la cocina mientras el inquilino lee a la concurrencia grandes clásicos de la literatura en inglés. Katrin, muy en particular, escucha, admira y aprende. Un día, el señor Hyde hace las maletas, deja una nota en la entrada de la vivienda y desaparece. El hijo, desde una tienda, ve cómo sube al tranvía y parte, el mismo vehículo de transporte en el que en ese momento descienden las dos hermanas. Corren a casa y dan cuenta del hecho a Mama. Leen la carta de despedida. Dentro hay un cheque de más de cien dólares, indicándoles además que hagan el favor de aceptar su colección de libros como forma de agradecimiento. Poco después descubren (la tía más fastidiosa de las tres es la delatora) que Mr. Hyde no tiene cuenta corriente. Entienden, sin enojo sino todo lo contrario, que el buen hombre, después de todo, ha saldado la deuda con lo más preciado que poseía.


La secuencia que trascurre en el hospital merece estar incluida en cualquier antología de la historia del cine. La pequeña Dagmar contrae una severa infección de oído y debe ser operada de urgencia. Tras un par de horas de espera, el médico comunica a Mama y Katrin, presentes y expectantes en la sala de espera de la clínica, que todo ha ido bien, ahora la niña debe descansar y ellas abandonar el establecimiento, pues está anocheciendo y son las normas. Pero, Dagmar es la pequeña, y Mama le ha prometido verla cuando saliese del quirófano. Por la noche, no se admiten visitas, afirma severa la enfermera jefe. Yo no soy una visita, yo soy Mama… He aquí una respuesta inapelable, que, sin embargo, no es aceptada. De vuelta al hogar, Mama está angustiada pensando en que su niña estará esperándola. Con el fin de calmarse, se pone a fregar el suelo. Esto le da la idea de cómo llegar hasta la cama de su hija en el hospital. Hacerse pasar por limpiadora del centro, llegando hasta la pequeña arrastrándose por el suelo, frotando aquel suelo tan poco hospitalario, para darle a Dagmar el beso de las buenas noches.



Sin olvidar, la escena de la muerte del tío Chris. O la secuencia del broche familiar que Mama vende para comprarle a Katrin un regalo y que… Pero, qué caramba, esta película ¡hay que verla para creerla…!

George Stevens es conocido principalmente por ser el director de Annie Oakley (1935), Swing Time (1936), Gunga Din (1939), Un lugar en el sol (1951), Raíces profundas (Shane, 1953), Gigante (1956), El diario de Ana Frank (1959), La más grande historia jamás contada (1965). Pero, amigos míos, yo, mucho más que de estas célebres películas, yo me a acuerdo de Mama… 


¡Extra! ¡Extra!

El estreno mundial de I Remember Mama tuvo lugar en el Radio City Hall en Nueva York, lugar emblemático y muy querido en Cinema Genovés.

Con el nombre de Mama, se hizo una serie de televisión basada en la película, producida y emitida por la CBS (1949-1957), con la actriz Peggy Wood en el papel de Mama.


En 1979, fue estrenada en Broadway la versión musical de la obra con el mismo título, I Remember Mama, con libreto de Thomas Meehan, letras de canciones de Martin Charnin y Raymond Jessel, y, atención a esto, música de Richard Rodgers



4 comentarios:

  1. George Steven tenía una capacidad tremenda para transmitir drama absorbentes, con una maestría asombrosa. Irene Dunne, una actriz que me gustaba bastante; destilaba sencillez y modestia. Entiendo que ella primara en detrimento de la Garbo, que, concuerdo perfectamente en que por su carácter e historicidad hubiera resultado imposible encajarla en el papel de ama de casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo, Daniel. Añadir además que, a mi juicio, Stevens estuvo mucho más dotado para el drama que para la comedia.

      Salucines

      Eliminar
  2. Teneis razón. No se hacen películas como esta. Era otra época. Y, aunque sea lo mismo, en España se estrenó como Nunca la olvidaré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Toni, por eso no nos cansamos de volver una y otra vez al cine clásico.

      Salucines

      Eliminar