Páginas

jueves, 17 de enero de 2019

BREAKING BAD (2008-2013): Auge y caída al borde de la frontera


El día 20 de enero de 2008 tuvo lugar la emisión del primer episodio de Breaking Bad. Nos hallamos, pues, a diez años del evento. Momento muy apropiado para proceder a un nuevo examen de la célebre serie de televisión.

---------------------------------------------------

Breaking Bad (2008-2013) pudo ser una muy buena serie de televisión. Desgraciadamente, quedó en una producción fallida y desmesurada, que prometía, que comenzó mostrando un gran nivel, para decaer súbitamente, vertiginosamente y sin remedio, hasta desembocar en un final que es el morir, que ya poco podía arreglar. Una lástima.
Emitida en estreno por AMC, la serie consta de seis temporadas, de distinta extensión y duración en sus respectivos episodios, manteniéndose en antena desde enero de 2008 hasta septiembre de 2013. Muy aclamada por público y crítica, con múltiples premios en su haber, ha llegado incluso a ser considerada por bastantes aficionados como “la mejor serie de televisión de la historia”. Una exageración.
La idea base de la serie fue concebida por la imaginación y la escritura de Vince Gilligan, quien, asimismo, asumió tareas de producción y realización. Una idea, sobre el papel y en síntesis, con gran fuerza y tremenda potencialidad. No añadiré a estas bondades la de “originalidad”, porque, a esta altura de los tiempos (“a esta altura de la película”), poco ya puede aspirar a — y no digamos “presumir” de— ser original. En este título en concreto, y por sólo citar unas pocas referencias clásicas, la deuda argumental que mantiene con las siguientes obras literarias son más que notorias: Don Quijote de La Mancha de Miguel de Cervantes, Fausto de Johann Wolfgang von Goethe, Dr. Jekyll y Mr. Hide de J. L. Stevenson, El juego de Ripley (The Ripley's Game) de Patricia Highsmith. En lo que sigue veremos por qué y en qué sentido.


Walter White (Bryan Cranston) es un ciudadano gris y de mediana edad, profesor de química en un instituto de enseñanza media, situado en la ciudad de Albuberque (New Mexico). Muy competente en su materia, ambicioso y emprendedor, reservado y discreto, se siente frustrado en su trabajo, convencido de que es capaz de acometer actividades y proyectos más destacados y mejor remunerados que los relacionados con la docencia. Tanto es así que junto a dos antiguos compañeros de facultad, Gretchen Schwartz (Jessica Hecht) y Elliott Schwartz (Adam Godley), montan una pequeña empresa farmacéutica. Habilidoso en prácticas de laboratorio, pero poco iniciado en los negocios, es persuadido por los socios para que les venda por unos pocos miles de dólares su participación en la compañía. Poco tiempo después, el negocio prospera hasta el punto de constituirse en una empresa muy rentable y exitosa. Walt, como es conocido en sus círculos próximo (Mr. White para sus alumnos y discípulos), sospecha que, simple y llanamente, ha sido estafado. Todo ello hace crecer en el profesor una amarga desazón, una contenida cólera, un corrosivo resentimiento.
El protagonista desea cambiar de vida, tener más dinero, así como ganarse mayor respeto entre familiares, conocidos y allegados. Su carácter personal y las desalentadoras experiencias padecidas no favorecen el que conciba nuevas aventuras y renovadas confianzas. No obstante, el azar, en su faceta más oscura y tenebrosa, le ofrece una nueva oportunidad, le invita a una segunda salida al mundo exterior (más allá de casa y clases), a una nueva y auténtica aventura, a emprender unas andanzas que conllevan pensar y vivir deprisa, afrontar no pocos peligros, verse en la necesidad de tomar rápidas decisiones dramáticas y resolver comprometidas situaciones, en pocos segundos. Tras sufrir un desfallecimiento y pasar por la consulta médica, es informado por los facultativos de que se le ha detectado un cáncer de pulmón.
Su existencia experimenta un impacto de vértigo, un giro de 90 grados. Pero, Walt sabe de números. Su primer impulso es darse por vencido y entregarse sin más al destino, por varias razones: el tratamiento médico que tendría que soportar es largo, penoso y muy costoso, y las posibilidades de plena curación no están garantizadas. La familia, sin embargo, le anima a acometer la vía médica, para lo cual debe dilucidar cómo sufragar, por tiempo indefinido, los mayúsculos gastos que aquélla comporta. Su esposa Skyler (Anna Gunn), en avanzado estado de gestación, le presiona para que emprenda dicha vía, sin explicar cómo financiarla. El hijo adolescente, Junior (R. J. Mitte), padece una parálisis cerebral desde el nacimiento y es intelectualmente “lento”, mas hace lo que puede para ayudar y animar al padre. Los cuñados de Walt les apoyan emocionalmente, pero no en el terreno económico: Hank (Dean Norris) es agente de la unidad antidroga, DEA, casado con Marie (Betsy Brandt), hermana de Skyler.


Dadas las circunstancias, Walt sólo contempla un camino posible: conseguir dinero rápido y en grandes cantidades. Es químico y puede producir droga de buena calidad y con facilidad. Se trata de sumar dos y dos. Y él sabe de números. No obstante, experto químico, desconoce el mundo de la delincuencia, la distribución y venta de la mercancía, el blanqueo de dinero. Llega a un acuerdo con Jesse Pinkman (Aaron Paul), antiguo alumno y que conoce la calle, al objeto de preparar un laboratorio ambulante y producir metanfetamina. El profesor alecciona sobre cómo elaborarla y Jesse, además de ejercer de ayudante de “cocina”, organiza una red de venta callejera. El abogado Saul Goodman (Bob Odenkirk) conoce mejor el mundo criminal que los tribunales de Justicia, de modo que  asesorará en cómo blanquear las sustanciosas ganancias que prevé obtenerse del Crystal Blue, además de facilitar a Walt contactos que le permita mantener y ampliar el negocio. Sólo falta ponerse en marcha.
Breaking Bad propone al espectador un viaje en serie que lleva a los personajes a vivir al límite, a penetrar en la otra cara del espejo de lo real, a comer del árbol del bien y del mal, a cruzar la línea de confronta la cara rutinaria de la vida familiar con la correría criminal. Vivir al borde de la frontera representa una experiencia intensa y peligrosa, pero conlleva al mismo tiempo la satisfacción de ver de cerca la cara del poder, del dominio, de la fortuna, de la hazaña.
En el otro margen de la frontera, transitando por un filo cortante, el hecho de recorrer el lado salvaje de la vida supone para Walt White jugarse la vida. Pero, ¿qué vale, qué significa, qué valor tiene la vida para un enfermo de cáncer con los días contados? ¿Qué le espera en este otro más allá? Pasar de ser un Don Nadie, un oscuro profesor de química, a erigirse en un químico reputado, sentirse mitificado como productor de la metanfetamina más pura de América (y acaso del mundo entero), ser conocido como “Heisenberg”, nombre que remite al físico y filósofo alemán de fama mundial en la comunidad científica: Werner Karl Heisenberg (1901-1976).


Walt White, es ahora, por encima de todo, un químico que sabe hacer su trabajo como ningún otro. Ante sí se abre la posibilidad de tener una familia alternativa, de dirigirla de hecho, que le ofrezca aquello que acaso no encuentra en la suya propia. De hecho, abriga la esperanza, al principio y en principio, de encontrar en Jesse el hijo que siempre quiso tener; como tal lo trata, espera mucho de él, si no cariño, sí al menos lealtad, obediencia, colaboración, respeto. Pero…
Con un material sólido, con buenos medios y competentes interpretaciones no es una quimera producir una obra de primera clase, tan alabada como el cristal azul que brilla a lo largo de la serie. Sin embargo, según mi criterio, Breaking Bad cubre con calidad, interés y un alto nivel de calidad las tres primeras temporadas, para acabar estrellándose en los últimos episodios de ésta. Ya sin solución de continuidad. Las tres temporadas restantes no es que resulten innecesarias. Es que están de más, sobran, malogran una producción que, restándole la mitad, hubiese mejorado. He aquí un caso más del célebre principio menos es más.
No es sólo un problema de duración, un inconveniente de bastantes series que se estiran como un chicle y se mastican tanto tiempo que terminan perdiendo el sabor original. Advierto en Breaking Bad bastantes más puntos débiles.


En primer lugar, el declive apuntado no revela un simple traspié, un mero altibajo, una depresión (o un valle) entre cumbres, algo que ocurre hasta en las mejores… series. La caída en este caso es tan pronunciada (ni la quimioterapia lograría curarla, aunque tal vez sí la cirugía) que diríase encontrarnos ante dos series distintas. Los rasgos que engrandecían los primeros compases de la producción de pronto desaparecen hasta convertirse en parodias de sí mismos. Allí encontramos brillantez narrativa, una historia que avanza con fluidez, emoción y coherencia (en la ficción no cabe exigir verdad y exactitud, mas sí verosimilitud y rigor). El “primer” Breaking Bad interesa y hace vibrar al espectador. En el “segundo”, casi todo adopta un tono descabellado y cansino, repetitivo a la vez que contradictorio; en suma, increíble.
Walter White, sin más ni más, pasa de ser un hombre normal en una situación especial, el héroe de la serie (“héroe” en sentido literario), a convertirse en una suerte de superhéroe, un personaje del cine de acción, una especie de Mad Max (Mad Walt) que asalta trenes, activa bombas, dispara con puntería y esquiva balas asesinas, y todo ello llevado a cabo por un individuo maduro, no asiduo a los gimnasios, enfermo de cáncer, operado y con una cicatriz de treinta centímetros de longitud en el costado. 



La familia de Walt y Jesse, sencillamente, cambian de postura de modo compulsivo, como un sufriente insomne en la cama: ora, aman y/o atienden a Walter, ora le odian a muerte: "¿sólo espero que tu cáncer se reproduzca fatalmente?"; "¿por qué no te mueres?"; "¿por qué no te suicidas?"; "voy a liquidarte"...
Durante el transcurso de la serie, se pretende hacer creer al espectador que el motivo principal de la misteriosa transformación del protagonista tiene como base proteger a la familia: “Todo esto lo hago por la familia”, repite sin cesar Walter White. Pero, ay, esta serie no trata sobre el mundo de la mafia, sino sobre la ruta del narcotráfico, dos ambientes de criminalidad muy diferentes respecto al tema de la famiglia
Breaking Bad no es El Padrino ni Los Soprano. ¿A quién pretenden engañar, pues? Quizás a Hank, jefe de la unidad antidroga que durante ¡seis temporadas! no es capaz de descubrir, ni siquiera sospechar, que “Heisenberg’ es su propio cuñado, a quien ve prácticamente a diario. Y, ya puestos a comparar y a contrastar, Skyler White tampoco es Carmella Soprano… Hay que esperar al último episodio para que Walter confiese que, en efecto, todo aquello lo ha hecho por él, mientras acaricia el lomo de una máquina del laboratorio. Intento reparación de última hora. Demasiado tarde.


Creo, en suma, que el talón de Aquiles de Breaking Bad se halla en el hecho de haber cargado la práctica totalidad de la trama ¡durante 6 temporadas! sobre los seis personajes principales, lo que hace difícil evitar la repetición de situaciones, agotando así hasta al espectador más leal, quien pierde interés por el devenir de las mismas. Los “secundarios” son tratados, por el contrario, como meros accesorios, material de relleno, figurantes, coro, cuando en bastantes de ellos había enormes posibilidades de un mayor desarrollo. Pienso, por ejemplo, en los narcos mexicanos Tuco Salamanca y “Tortuga” (vistos y no vistos); en Mike Ehrmantraut (lugarteniente del capo “Gus” Fring [Giancarlo Esposito], personaje de gran interés, magníficamente interpretado por Jonathan Banks); o en el abogado Saul Goodman. Tanto es así que este último personaje ha generado un spin-off, donde actúa de protagonista, con el mismo actor (Bob Odenkirk), titulado Better Call Saul (2015-). En esta serie, producida también por AMC y creada asimismo por Vince Gilligan (junto a Peter Gould), son recuperados muchos de los personajes secundarios de Breaking Bad, lo cual afianza mi convicción de que en Breaking Bad han sido desaprovechados.
Pero, esa es otra historia. Otra serie. Acaso otra entrada en Cinema Genovés.



sábado, 8 de diciembre de 2018

CINEMA GENOVÉS Libro VOL. III (2018)


Publicado el Volumen III de CINEMA GENOVÉS Libro, obra que recopila en formato e-book las entradas sobre tema cinematográfico publicadas previamente en el blog. Este Tomo 3 del Volumen III cierra la sección titulada El cine que ves (de la que ya han sido publicados los Tomos 1 y 2), la cual está reservada a reseñas de películas (más de ciento cincuenta títulos en total). Todas ellas han sido revisadas, a fin de realizar correcciones tanto de orden gramatical como de estilo y, en bastantes casos, ampliadas y/o actualizadas.


Tengo previsto completar la obra con dos volúmenes más, donde se recogerán semblanzas de cineastas y ensayos cinematográficos (Volumen IV. El camerino) y el último que analiza series de televisión (Volumen V. Series de tv, en serio).


Próximanente, en sus pantallas.







jueves, 14 de junio de 2018

CINEMA GENOVÉS LIBRO Volumen II (2018)


Segundo volumen de la obra en panorámica que recopila en formato eBook las reseñas de películas y los estudios cinematográficos publicados en Cinema Genovés, veterano blog de cine inaugurado el mes de marzo de 2010. En esta continuación, El cine que ves. Tomo 2, se incluyen cerca de cincuenta críticas de títulos cinematográficos, fechadas desde enero de 2014 hasta mayo de 2015.

Ordenados según el orden temporal de publicación, los textos aquí incluidos han sido corregidos, ampliados y puestos al día, respecto a su primera edición. El libro contiene, asimismo, la ficha y la carátula de los films examinados, así como múltiples imágenes y fotogramas.

Próximamente, el volumen III de la obra, que contendrá la reseñas previstas de edición en libro (alrededor de otras cincuenta reseñas).

He aquí un libro en movimiento. Continuará

El presente volumen puede descargarse, entre otros sitios, en Amazon.es y Amazon.com





viernes, 29 de diciembre de 2017

DUNKERQUE (2017). SALVAD AL CINEASTA NOLAN


Sobre el director Christopher Nolan tengo señalada y descrita (entrada correspondiente al cineasta en el volumen colectivo Cine XXI. Directores y direcciones [2013, Cátedra]) su demostrada tendencia a la pirotecnia visual y la narrativa circense, dejando como resultado unas películas reconocibles por lo artificioso, el “más difícil todavía” y el triple salto mortal. Y poco más de interés, por lo que a mí respecta. 

Hasta que llegó la hora de… Dunkerque (Dunkirk, 2017), película que no dudo en calificar de extraordinaria, una enorme y venturosa sorpresa para mí, que exige el poner al día la valoración de su quehacer cinematográfico.
En el rodaje de Dunkerque (2017)
He aquí el texto aludido:

«CHRISTOPHER NOLAN (Gran Bretaña, 1970)

   Suele definirse el cine, desde hace lustros, como séptimo arte. El gran escritor cubano Guillermo Cabrera Infante lo caracterizó, justamente, como oficio del siglo XX. Qué pueda ser en el siglo XXI es algo que se verá; próximamente, en las pantallas. Probablemente, confirme el ascenso, apuntalado en la pasada centuria, hacia la consideración de arte total, ese anhelo omniabarcador reservado por Richard Wagner a la ópera. Desde su nacimiento, el cine ha ido beneficiándose gradualmente de las múltiples ciencias y artes, así como los más variados espectáculos, integrándolos en el ámbito fílmico y ofreciéndoles unas perspectivas cada día más imprevisibles. Así ha ocurrido con el teatro, la literatura, las artes plásticas, la música, la informática. Sin olvidarnos del circo, no tomado ahora como motivo argumental de un film, sino como referente integral a partir del cual ser construido. En cuyo caso, podríamos encontrarnos ante un proceso inverso al citado: el cine acabaría siendo subsumido por el circo.

   Que sigue habiendo cineastas contemporáneos propensos a ofrecer al público un espectáculo completo sobre varias pistas, aunque (de momento) en una sola pantalla, lo prueba cumplidamente el director Christopher Nolan. La no muy extensa, pero sin duda asombrosa filmografía del cineasta británico, conforma el paradigma cinematográfico actual del más difícil todavía, el anhelo ilimitado de sorprender y deslumbrar al espectador. Números de magia, contorsionistas, clowns, especies animales extraordinarias que corren y vuelan, lo nunca visto hasta hoy, nada en circo y cine debe ser igual que ayer. Porque sobre la arena o los platós de rodaje, el espectáculo, ante todo, debe continuar, sin repetirse y, ay, sin aburrir al personal.

   Desde el primer trabajo producido en el Reino Unido, el artesanal Following, y tras desembarcar en Hollywood, Nolan emprende una escalada fenomenal en la que cada título realizado representa un nuevo desafío. El flashback ya estaba inventado hace décadas; con Memento, la trama toda es contada de fin a principio. Batman ya no es gótico ni psicodélico; es hora de darle un baño de metafísica. Los sueños, sueños eran; ahora no sabemos lo que son ni quién los tiene (Insomnio, Origen). En proyecto, el cineasta planea otra vuelta de tuerca para cerrar la trilogía sobre Batman, además de una revisitación de Supermán. Qué maravilla nos tiene reservada, está por ver. Seguro que cine y espectador serán llevados otra vez al límite. Sin duda, el público se rendirá ante un próximo salto mortal, con Christopher Nolan como maestro de ceremonias.»





Dunkerque, film no sólo brillante, impactante y espectacular, sino, además, muy inteligente, revela, con todo, un dato principal: Nolan sabe hacer excelente cine, cuando quiere y/o cuando deja la pirueta y la cábala para consagrarse a la verdadera ‘magia cinematográfica’. Según esto, podría ser encuadrado en la categoría que denomino “directores entre el cielo y el infierno”, capaces de elevar unas veces su talento y su capacidad artística hasta lo más alto, para, en otras, caer en picado hasta estrellarse.

Película bélica sobre la salvación, Dunkerque muestra la mano hábil del realizador, pero no el dedo que, apuntando a la luna, la pretende eclipsar. ¡Bravo! Sostengo que es posible (y aun deseable) emprender una obra con personalidad propia y vocación innovadora, aunque sin por ello empeñarse en querer inventar el cine (el arte, en fin) en cada plano o secuencia. El artista (como el hombre, en general) es un ser herederoDunkerque, por centrarme ahora sólo en la perspectiva aérea del film, es descendiente directo de clásicos muy conocidos como Wings (Alas, 1927. William A. Wellman) o Hell's Angels (Los ángeles del infierno, 1930. Howard Hughes). Lo valiente no tiene por qué ser descortés.


Sólo pondría dos objeciones a la película. Primera: la banda sonora, firmada por el celebrado compositor Hans Zimmer, resulta machacona y pretenciosa, en ocasiones hasta la irritación, precisamente en los momentos de mayor tensión en la trama, cometiendo un tremendo error fílmico no poco inhabitual el “subrayado”, como si las magníficas imágenes que brillan en la pantalla no fuesen suficientes, y las notas musicales (cuando no el ruido o dar la nota) intentasen elevarse por encima de aquéllas. 
En segundo lugar, el montaje, por lo general, imprime a bastantes secuencias del film un ritmo (un tempo) más acelerado de lo que la situación exige, hasta el punto de que priva al espectador (desde luego, a este espectador) del placer de disfrutar plácidamente de bastantes, muchos, planos y escenas de gran belleza.



Acaso el ‘pasado’ (música desquiciada, montaje epiléptico, prisa e incontinencia fílmica) no ha dejado de estar presente del todo en el hoy del cineasta británico. El futuro es lo que está por venir. Ya veremos lo que nos tiene reservado.

En Dunkerque, Christopher Nolan sustituye el gesto por la gesta, el ¡ale hop! por el rito mágico de “Luces. Cámara. ¡Acción!” ¡Bravísimo! El resultado es superior. Falta por descubrir de qué lado caerá la próxima cinta que, presumiblemente, realice: si cara o cruz.












jueves, 14 de diciembre de 2017

CINEMA GENOVÉS LIBRO Volumen I (2017)


Primer volumen de la obra en panorámica que recopila en formato e-book las reseñas de películas publicadas en Cinema Genovés, veterano blog de cine con más de siete años en cartel. En esta obertura, El cine que ves. Tomo 1, se incluyen más de cincuenta recensiones críticas de títulos cinematográficos, aparecidas entre el mes de marzo de 2010 y diciembre de 2013.

Ordenados según el orden temporal de publicación, los textos aquí incluidos han sido corregidos, ampliados y puestos al día, respecto a su primera edición. El libro contiene, asimismo, la ficha y la carátula de los films examinados, así como múltiples imágenes de fotogramas.

Al presente volumen tengo previsto que le sigan futuras publicaciones incluyendo la totalidad de análisis de películas ya realizados, más los que sean compuestos en el futuro, así como otras secciones del blog: críticas de libros de cine, análisis de series de televisión, semblanzas de personalidades de la historia del cine, etcétera. He aquí, en fin, un libro en movimiento.

Plan general de la obra:

  • Cinema Genovés. Vol. I. El cine que ves. Tomo 1. (Reseñas de películas). Publicado el día 14 de diciembre de 2017.
  • Cinema Genovés. Vol. II. El cine que ves. Tomo 2. (Reseñas de películas continuación). 
  • Cinema Genovés. Vol. III. Tomo 3. Su ampliación en más tomos el tiempo lo dirá…
  • Cinema Genovés. Vol. VI. El cine que lees. (Recensiones de libros sobre temática cinematográfica)
  • Cinema Genovés. Vol. V. Series de tv, en serio (Reseñas de teleseries y textos sobre la relación entre el cine y la televisión)
  • Cinema Genovés. Vol. VI. El camerino (Semblanzas de personajes y ensayos variados relacionados con el mundo del cine)
Salucines

El primer volumen de la serie, ya publicado, puede adquirirse aquí en la página web de Amazon.es
aquí en la página web de Amazon.com