Páginas

viernes, 9 de septiembre de 2011

MUERTE DE UN GUIONISTA


Aunque sea mi serie de televisión —modalidad sitcom— favorita, no me considero un adicto a Frasier. No llego a tanto. He recorrido las 11 temporadas, 11, en que se desarrolla la trama con perseverancia y gusto, nunca por disciplinada obligación ni por ciega fidelidad. No tengo colgadas fotografías de los protagonistas de Frasier en mi dormitorio ni en mi despacho, pero sí estoy al corriente de las evoluciones de sus personajes principales. Y si bien no llego hasta el punto de conmoverme con las vicisitudes por las que pasan, sí disfruto, y no poco, con las situaciones en que se ven inmersos. Me divierten bastante sus chistes y bromas, por lo general, de buen tono cómico y saludable inteligencia.

No niego que haya otras series de televisión, principalmente de producción norteamericana, que tengan más interés, e incluso más calidad, que ésta, mi favorita. Yo, sin embargo, visiono y repongo con asiduidad la serie completa de Frasier. Y esto es lo que hay. ¿Qué quieren que les diga? No me siento orgulloso de semejante inclinación, pero tampoco pediré disculpas por ello.


Estoy en condiciones, por tanto, de valorar la evolución de la teleserie a lo largo de las 11 temporadas, 11, por las que ha transitado en la  pequeña pantalla. La calidad media del producto se ha mantenido equilibrada, a mi juicio, durante todo su periplo. La sitcom interpretada por Kelsey Grammer en el papel de Frasier Crane cuenta con episodios buenos, otros sencillamente magistrales y otros que son para olvidar.

Es probable que en alguna otra ocasión escriba con mayor extensión y detalle acerca de la naturaleza del sentido del humor de Frasier que tanto me atrae, de los motivos de la fascinación que me tiene, en fin, cautivado, no cautivo, desde hace más de una década. Mas, hoy no es día de investigación, sino de conmemoración.

El transcurrir del tiempo ha provocado un cierto agotamiento de la serie. 11 años, 11, son muchos en la vida ficticia de unos personajes de televisión y bastantes para la paciencia del espectador. Es difícil no caer en la repetición y la inercia, o sucumbir a la siempre arriesgada renovación sin que decline el leitmotiv ni la buena inspiración. 

A veces suceden hechos reales que afectan al desarrollo de una serie y la estrangulan o hieren seriamente: una huelga en el sector; la quiebra de la productora; serios conflictos internos en la producción o realización; un cambio en los guionistas o actores; la enfermedad o... la muerte de alguno de los miembros del staff de la serie.


David Angell (a la izquierda, con barba blanca) 
en el set de rodaje de la serie Frasier

Tales sucesos pueden llegar a ser traumáticos. Por ejemplo, cuando la muerte de un miembro relevante del equipo directivo o interpretativo no es producida por motivos naturales, por enfermedad, ni aun por accidente, sino de forma violenta, por un crimen, o un ataque terrorista. O por el más vesánico ataque terrorista conocido en los tiempos modernos. Durante los once años, once, de vida de la comedia, en un momento funesto, el día 11 de septiembre de 2001, sobrevino la tragedia. De la comedia pasamos, entonces, al drama.

El guionista y productor ejecutivo David Angell, de 54 años, co-creador de la serie Frasier junto a Peter Casey y David Lee, animador, asimismo, de la serie televisiva Cheers y Wings, iba de pasajero, junto a su esposa, Lynn, bibliotecaria de profesión, en el Vuelo 11 de la compañía American Airlines. El avión en el que viajaban fue estrellado por terroristas islámicos contra la torre norte de las Twin Towers a las 8,45 de aquel día aciago. Fue una de las víctimas del 11-S.

Las notas de agencia y los obituarios que informaron en su día del suceso, añaden poco más a lo arriba expuesto. Que David Angell nació en Rhode Island, trabajó para el Pentágono durante varios años, hasta que en 1977 decidió trasladarse a California, donde fijó su residencia, y así orientar su carrera profesional hacia la escritura de guiones para la televisión y la producción de series. Entre ellas, Frasier. 

El 11 de septiembre de 2001, volvía a su casa en la costa oeste después de asistir a una celebración familiar en Massachussets. No volvió a casa.

No podría demostrarlo, pero tengo la sensación de que tras la tragedia, la telecomedia perdió calidad. Percibo que los guiones sufrieron desde entonces una crisis de inspiración, una depresión. Sea como sea, lo cierto es que tras el 11-S y la muerte de David Angell, Frasier ya no es la misma. La cosa tiene menos gracia.

Frasier emitió su último episodio el 13 de mayo de 2004. Fue dedicado a la memoria de uno de sus creadores, David Angell. Cinema Genovés dedica hoy su espacio a la memoria de un guionista.


Una versión ampliada de esta entrada ha sido incluida como capítulo en mi libro Cine, espectáculo y 11-S (Amazon-Kindle, 2012)



17 comentarios:

  1. Entre "onces" se mueve tu post. De Frasier poco puedo contar, he visto algún capítulo suelto y me ha gustado, ese personaje salido de Cheers (que buena serie, esa sí que la veía con continuidad) era muy gracioso.
    No conocía la trágica muerte de su guionista, pero puede servir como homenaje, ahora que se cumplen diez años de los ataques terroristas, a todas las victimas del 11 S.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Bonito homenaje!!
    No he visto mucho "Frasier" pero considero que aguantar 11 temporadas, 11, no es moco de pavo. Evidentemente tienen que existir altibajos, pero aún así, es todo un mérito.

    Una desgracia la de Angell, como la de otros miles que aquel día perdieron la vida. No me extraña que los guiones padecieran de depresión desde ese horrible día.

    Salucines

    ResponderEliminar
  3. No he visto las 11 temporadas de la serie, sobre todo porque la mayoría de los capítulos que he visto ha sido cuando he tenido canal+ a mano. Ya hay un familiar que me está recolectando todo lo que me falta.

    Lo que sí puedo decir es que aún no habiéndola visto toda, aún no teniendo pósters colgados en mi habitación, comparto el gusto por su elegante e inteligente sentido del humor, y además incluso me conmueve lo que le sucede a sus personajes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, Ethan. Pues, mira, yo me "salté Cheers" y pasé directamente al segundo plato, a "Frasier". Puesto que, ocasionalmente, aparecen en esta teleserie algunos personajes de aquélla (rememorando así su pasado) tuve la curiosidad de visionar algún episodio de "Cheers". No está mal, aunque no me sedujo, como sí ha ocurrido con la familia Crane y compañía.

    Salucines

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario, deWitt. Me gusta mucho "Frasier", pero como digo en el post no soy uno de los "adictos a Frasier" (si no me equivoco, hay en la Red una página de fans de la teleserie de lleva ese nombre). De modo que no te recomendaría ponerte las 11 temporadas en serie...

    No sé si hay editada alguna antología de los mejores episodios de la serie. Aunque no sería mala idea hacerla. Hay no menos de veinte episodios geniales, que, asimismo, podrían incluirse en la antología de la comedia.

    Salucines

    ResponderEliminar
  6. Como tal vez sepas, Isak, yo no veo la televisión. De modo que he seguido la teleserie por DVD y gracias a las habilidades/amabilidades de familiares y amigos que me han permitido completar las 11 temporadas.

    El humor de "Frasier" es (lo has definido muy bien) "elegante e inteligente", gracias al gran trabajo de los guionistas. El elenco de actores es buenísimo, pero, fíjate, excepto el padre de Frasier (quien llegó a la serie con interesantes trabajos previos en la gran pantalla) ningún otro ha hecho, a mi criterio, nada interesante en cine, ni en teatro. A David Hyde Pierce (Niles Crane) lo vi en el musical "Spamalot" en Broadway (NYC). ¿Y sabes? Me quedo con "Frasier".

    Salucines

    ResponderEliminar
  7. Tiempo que no veo Frasier, pero en si los años que la vi, la considere una buena serie para reflexionar acerca de situaciones que nos pasan a todos los seres humanos.

    ResponderEliminar
  8. Correcta apreciación, David C. La serie "Frasier" no sólo es divertida, sino que retrata muy bien las situaciones (sitcom de calidad) y los personajes están muy bien definidos. Fácil identificarse con alguno (o algunos) de ellos.

    Salucines

    ResponderEliminar
  9. Leyendo, creía que sería un repaso a la serie Frasier, serie que si bien no seguia, cuando lo pillaba haciendo zappeo ya me quedaba a ver las desventuras del susodicho.

    Pero ha derivado en un homenaje a uno de sus guionistas. Que murio en tal dia como hoy le estoy escribiendo este comentario.
    Siento que todo se entrelaza y que continuaremos por siempre rememorando "curiosidades" como esta.

    Verdaderamente el 11-S cambio el mundo. Pequeñas historias como esta nos lo hace ver.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, no me había dado cuenta de su amable regalo. "Cine,espectáculo y 11-S". Ya me lo he descargado para imprimirlo y leerlo con fruición en estos señalados dias. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Lorenzo, por su comentario por partida doble. El 11-S cambió, en efecto, el mundo y nuestras vidas. A unos más que a otros. A varios miles, simplemente, les segó la vida, de golpe y de la manera más terrible. Con estos homenajes uno comprende mejor, creo yo, que las víctimas del terrorismo no son seres anónimos e impersonales, sino que tienen nombre propio. Que tenían una vida. Y que algunos de ellos, como David Angell, nos hicieron reír y emocionarnos con sus estupendos guiones de "Frasier".

    Confío en que mi librito resulte de su interés.

    Salucines

    ResponderEliminar
  12. Yo tengo algo de Frasier y de su papá.

    En fin, creo que todos los seres humanos tenemos algo de todos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Fernando, en el blogroll me sale una nueva entrada, "price", pero no aparece por ningún sitio.

    Saludos.
    Roy

    ResponderEliminar
  14. Aunque no me puedo considerar fan de Frasier (Quizás un poco más de Cheers, algo más de mi época) ambas las seguía intermitentemente.

    Perdona, pero aunque no venga a cuento, me gustaría destacar una sitcom, titulada Sigue soñando (Dream on) en la que el protagonista soñaba en blanco y negro con imágenes de viejas películas. Con una cabecera y sinopsis muy evocadora, que sintetizaba muy bien de que forma te la teleque ves cuando eres un niño, te marca y te de/forma. Creo que la reponen en alguna cadena, pero he dejado de ver TV, sólo lo justo.

    También te doy la enhorabuena por ese impresionante curro de l1S Cine y Espectáculo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo, Roy, no he cambiado el "price" de la entrada en Cinema Genovés... La entrada sigue siendo gratuita y para todos los públicos.

    Será cosa de los duendes, porque resulta que, justamente, en los próximos días cuelgo un nuevo post sobre el gran Vincent Price. Sirva, pues, este nota como anuncio del mismo.

    ¿Cómo se habrán enterado...?

    Salucines

    ResponderEliminar
  16. ¿Sólo te ha entrado un commentario? Juraría que después del de "Price" había dejado otro.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  17. Pues mira, Roy, ahora ha entrado también tu anterior comentario. Aquí están pasando cosas muy raras. ¿Estaremos siendo intervenidos...?

    Por lo que cuentas de "Dream on", sí creo haber visionado algún episodio de esa serie. Aunque no la recuerdo muy bien. Interaré hacerme con alguna temporada y visionarla tranquilarmente. Porque yo tampoco "veo la televisión".

    Gracias por tus amables palabras sobre mi "Cine, espectáculo y 11-S".

    Salucines

    ResponderEliminar