Páginas

lunes, 20 de enero de 2014

LEWIS MILESTONE, UN SUPERVIVIENTE EN LA TRINCHERA


«Lewis Milestone es conocido y reconocido por la crítica y los historiadores de cine como director especialista en películas de guerra, o por mejor decirlo, de anti-guerra, films pacifistas, de entre los que destaca, por encima de todos, All Quiet on the Western Front (Sin novedad en el frente, 1930), título al que se ve inevitablemente asociado su nombre. No obstante, y así lo sostengo en las páginas que siguen, no es la mencionada cinta, ni tampoco el género bélico mismo, allí donde el cineasta nacido en la Moldavia de la Rusia imperial dejó constancia de su indudable talento cinematográfico; tampoco es, a mi juicio, la mejor muestra de su producción fílmica.



Con gran dominio de la técnica cinematográfica y muy capaz como director de actores, supo moverse con suma destreza en el género dramático, donde dejó firmados títulos memorables: Rain (Lluvia, 1932), sin ir más lejos. Pero además —algo que me interesa destacar en el contexto de este ensayo—, demostró una gran capacidad para desenvolverse en el siempre difícil género de la comedia: Anything Goes (Todo vale, 1936) o Ocean’s Eleven (La cuadrilla de los once, 1960) son una clara evidencia de lo que digo. 

Sorprendentemente, al reseñar comúnmente la producción del cineasta, apenas es mencionado que Milestone realizó los primeros cometidos en la industria del cine en calidad de gagman (escritor de gags y situaciones cómicas) por encargo de directores bien situados en el stablisment hollywoodiense, como Thomas H. Ince, William A. Seiter, Allan Crosland y Harold Lloyd, entre otros. Añadiré una reflexión más al respecto: fue en el género de aventuras donde, a mi parecer, realizó su mejor trabajo, Kangaroo (La ley del látigo, 1952), un título que, no menos sorpresivamente, pocos críticos e historiadores de cine destacan a la hora de ponderar la filmografía de Milestone.


Consciente o no de sus verdaderas destrezas, la actitud termina por vencer a la aptitud en Milestone. Nada distrae ni altera su decidida preferencia, su orientación.

Insiste y persiste, a la menor ocasión que surja, en la vía del compromiso fílmico, en las películas «con mensaje»; en particular, las que ensalzan la revolución, la insurrección, el motín, la violencia…, inclinación que, en un director tenido por paladín del pacifismo, se le antoja a uno, cuando menos, impresionante. En las páginas aquí reservadas al examen de la bio-filmografía del cineasta ruso-americano, tan agitado como discreto, veremos cómo lo sorprendente y sugerente no siempre es sinónimo de increíble, pasmoso o provocador.

Director a resguardo, francotirador que filma (shoot) películas con disimulo, director de recámara asiduo del género bélico, pacifista y revolucionario, he titulado, precisamente, el capítulo a él destinado en este ensayo, “Lewis Milestone, un superviviente en la trinchera”».




Fragmento del capítulo consagrado a la vida y obra de Lewis Milestone en mi libro Mervyn LeRoy y Lewis Milestone. Cine de variedades vs. de trinchera (2013, Amazon-Kindle)



BOOK-TRAILER


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada