Páginas

lunes, 16 de septiembre de 2013

BUONANOTTE... AVVOCATO! (1955)


Título versión española; ¡Buenas noches, abogado!
Año: 1955
Duración: 71 minutos
Nacionalidad: Italia
Director: Giorgio Bianchi
Guión: Giovanni Grimaldi, Ruggero Maccari, Ettore Scola, Alberto Sordi, Felice Zappulla, a partir de una historia de Raffaello Matarazzo
Música: Carlo Innocenzi
Fotografía: Mario Bava
Reparto: Alberto Sordi, Giulietta Masina, Mara Berni, Andrea Checchi, Tina Pica, Vittorio Caprioli, Turi Pandolfini
Producción: Fortunia Film / Rizzoli Film


Desde la perspectiva de las «cinematografías nacionales» (si es que existen tales cosas), la comedia italiana, para mi gusto y a mi parecer, no tiene parangón con ninguna otra realizada en la historia del cine. Claro que toda producción es particular y tiene lo suyo. Pero, yo no hablo de particularidad, sino de singularidad…, es decir, de excelencia, de calidad, de perfección. Cierto es también que no cabría añadir, en este caso, los atributos de la exquisitez y la elegancia; o, al menos, no siempre, porque hay excepciones, como todo en la vida. Pero cuando hablamos de la comedia all’italiana nos referimos, sobre todo, a los rasgos y las cualidades que la han hecho mundialmente célebre. Ya me entienden, a eso que los muy críticos y muy puestos en la cosa denominarían cine «chabacano».



Ese cine tan correctamente producido, tan maravillosamente interpretado, ese cine tan divertido... Sin duda, a esas «comedietas» que tanto aprecio me refiero, a las dirigidas por Mario Monicelli, Vittorio de Sica, Alberto Sordi, Luigi Comencini, Nanni Loy, Ettore Scola, Pietro Germi, Antonio Pietrangeli, Giorgio Bianchi, Dino Risi, Steno, y protagonizadas por Totò, Aldo Fabrizi, Eduardo y Peppino de Gilippo, Renato Salvatori, Tina Pica, Carlo Pisacane, Memmo Carotenuto, Marcello Mastroianni, Sophia Loren, Vittorio Gassman, el propio Albertone e tutti quanti

Desde mi punto de vista, el esplendor del género comienza a entrar en decadencia, cómo no, a partir de los años setenta, cuando los «reyes y reinas» de la comedia responden al nombre de Ugo Tognazzi, Lando Buzzanca, Silva Kozcina, Ornella Muti, Adriano Celentano, Giuliano Gemma, entre otros. Ustedes ya me entienden… y todo sea dicho sin ánimo de ofender.


Buonanotte... avvocato! es una película encantadora y muy divertida, con un sublime Alberto Sordi, actor de comedia como no habido otro. Interpreta a un abogado «cantamañanas», más dado a la oratoria y la charlatanería que dotado para la defensa jurídica de sus clientes. Oxidado en el oficio de jurista, no olvida cobrar, sin embargo, las correspondientes minutas, en efectivo si es posible... Su esposa (Giulietta Masina), piadosa mujer, parte de Roma para participar en unas jornadas marianas. Alberto ve vía libre para aventuras nocturnas junto a un colega de profesión. 


En esta ocasión, la tentación no vive arriba sino que se cuela súbitamente en su apartamento. Se trata de una vecina (Mara Berni, despampanante señora muy del estilo de Sandra Milo) que huye de su celoso esposo; por qué será, será... Alberto le ofrece protección, así como la habitación marital, donde pasar la noche bien arropada. La buena mujer, claro, recela del celo del vecino. No hay problema, añade, él dormirá en el sofá, o al menos eso le asegura a la misteriosa dama. 


A la mañana siguiente, ella, la bella Cinderella, desaparece y él se queda muy decepcionado —con el rabo entre las piernas, cabe decir—, y hasta cree que con un manojo de liras menos, que había dejado en el despacho de la vivienda. Le sigue la pista hasta descubrir que todo era un malentendido, que no era una ladrona…

Comedia de enredos y equívocos, plena de magníficos personajes secundarios, cada cual con historias muy primarias, pero no por ello menos divertidas. El director Bianchi brinda aquí al espectador un producto ligero, cierto es. Ligero y también ágil, resuelto, ingenioso, chispeante, hilarante en muchos momentos. No lo tenía difícil, después de todo, contando con un espléndido guión y un Alberto Sordi genial, más Albertone que nunca.





4 comentarios:

  1. Hola, Fernando, buenos días; el de la comedia italiana es uno de esos 'géneros nacionales' de los que apenas tengo referencia, dado que no he visto casi ninguna peli encuadrable en el mismo. Eso sí, hace no muchos días tuve ocasión de meterme una entre pecho y espalda (El mirlo macho, de Pasquale Festa Campanile), y me resultó tremendamente decepcionante (ni siquiera me pareció compensación suficiente la generosísima exhibición carnal de una Stefania Sandrelli fastuosa). En fin, habrá que insistir más; y buscar mejores piezas, claro...

    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel, por tu comentario.

      Hombre, si te fijas bien en el post, ahí digo que a partir de los años 70 empieza la decadencia de la comedia italiana, y vas y te ves una peli italiana de los 70...

      Mira, la década de los 50 es la mejor. Consulta los nombres que sugiero arriba y me cuentas. Ponte alguna peli de Monicelli y verás, no falla. Por ejemplo, 'Guardias y ladrones', la famosa 'Rufufú' o 'La gran Guerra'. O alguna de Dino Risi: 'El signo de Venus' tampoco falla. E tutti quanti...

      Eso sí, en italiano, con o sin subtítulos. Para un español, el italiano se entiende todo, caramba. Y suena tan bien...

      Salucini

      Eliminar
  2. Tomo nota porque aquí sí que tengo bastantes asignaturas pendientes, amigo Genovés. Me quedo con Mastroianni y la Loren.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga abril, hay muy buen cine italiano además de los trabajos de Mastroianni y Sophia. Confío en que las listas que pongo en el post te ayuden a amar estas películas, como yo las amo. Pero, mucho ojo con las fechas de producción. A partir de los setenta recomiendo muy poquito...

      Salucini

      Eliminar