Páginas

lunes, 6 de mayo de 2013

ROBERT MULLIGAN REVELADO: EL OTRO (1972)




Título original: The Other
Duración: 95 minutos
Nacionalidad: Estados Unidos
Guión: Tom Tryon, basado en su propia novela
Música: Jerry Goldsmith
Fotografía: Robert Surtees
Reparto: Chris Udvarnoky, Martin Udvarnoky, Uta Hagen, Diana Muldaur, Norma Connolly, Victor French
Producción: 20th Century Fox


A veces me requieren para que defina mi posición acerca de si el cine actual es cine de verdad. Quiero entender que con dicha solicitud están averiguando mi parecer acerca del cine en el momento presente, el cine que se hace y estrena hoy, o sea, en los últimos tiempos, que no es lo mismo que decir «en nuestros días». Y hago esta precisión porque, en rigor, el cine actual de verdad es el cine de siempre, el que no pasa de moda, el cine eterno, el que está de plena actualidad; vale decir: el cine clásico… Pues bien, ese cine, para mí, ya no se hace. Sólo existe archivado y enlatado en VHS o DVD, en la memoria del cinéfilo y la de un disco duro. Lo cual no es poca cosa. No es que haya pasado a mejor vida; en cualquier caso, a un estado de menor calidad en las películas. Sencillamente, el «cine» de ahora se ha transformado en otra cosa. ¿Desde cuándo? Yo diría que desde finales de la Segunda Guerra Mundial. Y si me apuran y me pongo purista, desde que aconteció la transición del cine mudo al sonoro…

A finales de los años 40 y principios de los 50 del siglo XX el modelo de cine industrial realizado en los grandes estudios cinematográficos entra en crisis, como consecuencia, entre otros motivos, de las leyes antitrust (Paramount Case, por ejemplo) que obligaron a independizar la producción y la distribución por parte de las majors. Y así, en gran medida, el negocio del ocio a lo grande se eclipsó: el apogeo de lo mayor devino así en la hegemonía de lo menor. No más super-producciones (al menos, de momento), no más star-system, no más Era Dorada de Hollywood.


Por si esto fuera poco, llegó la televisión. Dos consecuencias que conllevó semejante fenómeno me interesa recalcar ahora: 1) cambio notable en los hábitos de ocio y distracción de la población; y 2) gran parte de la nueva generación de cineastas (la que rueda sus primeros títulos en el tránsito de la década de los 40 a los 50) da sus primeros pasos en el oficio en el medio televisivo, lo cual dejará huella... 

Algunos historiadores y críticos se refieren, justamente, a este grupo de directores con la expresión «generación de la televisión». Entre ellos se encuentra —y yo diría que destaca— Robert Mulligan. Director sólido y con una estimable personalidad, ha realizado una corta pero meritoria obra, en la que sobresale Matar un ruiseñor (To Kill a Mockingbird, 1960), hazaña cinematográfica que, bien es verdad, ya sería suficiente para verle brillar en la penumbra. Una joyita de la historia del cine, el film ha marcado de modo indeleble la memoria cinematográfica de varias generaciones de espectadores.


En el primer volumen de Hollywood revelado hemos reservado un capítulo al análisis de la obra de este cineasta:

«Robert Mulligan debutó en el cine con (valga la redundancia) una película iniciática, pero, prácticamente, el conjunto de su obra también lo es: el comienzo de algo nuevo y decisivo es una constante que, de una u otra manera, cobra especial importancia en la vida de los personajes. En este sentido, los viajes iniciáticos parecen seguir dos sendas paralelas: la contextual (el escenario novedoso que se le presenta al protagonista) y la emocional (la afectación que la novedad produce en la personalidad).

Como ya adelantamos, es en la infancia y en la adolescencia donde hallamos los asuntos centrales sobre los que versan las obras capitales del director: To Kill a Mockingbird, The Other y, si se quiere, Summer of ‘42. asimismo, también en Fear Strikes Out, Inside Daisy Clover, Clara’s Heart (el corazón de Clara, 1988) y The Man in the Moon son abordadas las difíciles experiencias de la etapa inicial de la vida. En todas ellas, los protagonistas sufren las consecuencias del viaje iniciático a una realidad difícil de asumir: la auténtica realidad.»

ENRIQUE S. TENREIRO, «Robert Mulligan, sobrevivir a un ruiseñor», Capítulo 9 de Hollywood revelado (Ártica, 2012).


Mulligan es mucho más que el realizador de Matar un ruiseñor, sí señor. De su producción me gustaría rescatar de la memoria cinéfila una pieza notable, para mi gusto: El otro (The Other, 1972). Muy marcada por la estética invasiva y aparatosa de estos años (muy pocos directores fueron capaces de desprenderse de ella; por eso hablo de «invasiva»), así como por el auge y la moda epocal de la temática psicologista y lo paranormal (décadas antes sucedió algo similar con el psicoanálisis), la película, no obstante, tiene mucho interés. Entre lo psicótico, el suspense y el terror, El otro desarrolla una historia perversa muy bien contada y con unas memorables interpretaciones.


Recomiendo al lector/espectador su visionado o revisitación. Y no se distraiga demasiado preguntándose por las explicaciones últimas de los comportamientos del/los personaje/personajes; aunque, todo sea dicho, el guión y la realización avanzan con soltura, evitando los siempre enojosos subrayados. Simplemente, déjese llevar por la narración de esta historia mórbida, respire hondo, atento a la banda sonora (no me refiero sólo a la música) y disfrute de unas imágenes que no le dejarán indiferente.

Mulligan, la infancia y la inocencia. No todo pájaro es un ruiseñor, no señor…


7 comentarios:

  1. Pues no he visto "El otro", no. Y acabo de ver que está enterita en You Tube con sus subtítulos y todo (otra ventaja indiscutible del cine ya con unos años)... Allá que voy!!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso del You Tube es genial, ¿no te parece, Mara? Y además ahora están las teles wifi con las que puedes ver directamente la peli en la televisor en vez de en el ordenador. Nunca me acostumbro a esto último. Pero, ojo, que esta peli da miedo, ¿eh...?

      Salucines

      Eliminar
  2. Pues sí, maestro, una película estupenda e inquietante, imprescindible diría yo, no sólo en la filmografía de mi amigo Mulligan, sino también en el género.

    Por cierto, los carteles de la peli con los que has ilustrado la entrada son fantásticos (y, yo confieso, inéditos para mí).

    Salucines

    pd.: habrá que leer el capítulo de este tal Enrique ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo DeWitt, ¿no conoces a ese tal Enrique? Pero, si es el Otro...

      Salucines

      Eliminar
  3. Como estoy "leyendo" por otro lado, no me meto mucho en Honduras. Simplemente decirle que la carga de Ganarse un acre ahora la llevamos entre dos buenos amigos, el otro se llama J.C.Vinuesa y en su momento fue distribuidor de cine, por supuesto que le he recomendado encarecidamente que se pase por aquí, así que si lo ve, sepa que viene de la Taberna-Juzgado.

    Abrazo
    Roy

    ResponderEliminar
  4. Por cierto estoy disfrutando más que un elefante en su baño de barro.

    Abrazo.
    Roy.

    PD: Por cierto ese Kike "ternero" no lo hace nada mal, nada mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré encantado de recibir a tu colega, amigo Roy, en cuanto nos visite. Viene muy bien recomendado...

      ¿A que es bueno el libro? Carne de primera calidad...

      Salucines

      Eliminar