Páginas

lunes, 7 de marzo de 2011

LAS MEJORES CABECERAS DE SERIES DE TV: «THE PACIFIC» (2010)



CABECERAS DE SERIE (Y DE PLAYA).
«THE PACIFIC» (2010)


La banda sonora de la miniserie The Pacific (2010) está firmada por el compositor alemán Hans Zimmer, incluido el tema principal de la cabecera, «Honor». Sin ser lo inspirada que la que abre Band of Brothers, se trata de una pieza musical muy notable. En la escena preliminar de The Pacific destaca, en particular, la magnífica combinación de música e imagen, su dirección artística. Steve Fuller (con la posterior colaboración de Ahmet Ahmet) concibió, en su estudio de Nueva York, el diseño gráfico de este portentoso «opening title sequence», además de los dibujos que sirven de base para las correspondientes animaciones. El trabajo resultante es de una gran calidad: muy profesional y de una gran fuerza dramática. Inspirándose en pinturas y grabados japoneses, consigue imprimir a la secuencia una rica policromía en la que dominan el rojo, el negro y el blanco. Según ha declarado Fuller, tuvo en todo momento presente  la obra pictórica de Egon Schiele. Asimismo, recibió la influencia de la estética del cómic, las  tarjetas postales y los pósters de la época.
En la cabecera de Hermanos de sangre mandaba la música, por encima de todo. En la de The Pacific, las imágenes nacen de la música y avanzan a su compás. Y eso se nota. 
Veamos y escuchemos, sin más demora, The Pacific:


El himno y la elegía presentes en Band of Brothers han dejado paso a la epopeya sinfónica majestuosa y de vocación épica de The Pacific. En los primeros compases escuchamos sonar las trompas, o acaso sean los cuernos de caza tocando llamada. Tras ellas, entran en acción los instrumentos de cuerda definiendo la melodía, flotante y suave, pero avanzando con decisión, como meciéndose sobre las aguas que conducen a las islas orientales. Las frases musicales de violines y cellos reciben la correspondiente respuesta, y el viento se suaviza con las flautas. Retornan ahora las trompas, ofreciendo el contrapunto oportuno. El tema se acelera, ilustrada por escenas bélicas de gran fuerza cromática.  


El lápiz traza sobre el papel una gruesa línea negra. A medida que va apretando el paso y el trazo, despide chispas, lanza al aire virutas del carboncillo. Limaduras y astillas se confunden con la metralla y los fragmentos despedidos por las explosiones de minas y proyectiles que intentan interrumpir el avance de los marines. El lapicero hace, a continuación, esbozos de los guerreros, quienes pronto cobran vida, o tal vez la recobran y se reencarnan. Otras veces, miran fijamente a la cámara y sollozan bajo la tempestad, o, simplemente, jadean, abrumados por la dura realidad.
Las minas explosivas y las minas del lapicero, même combat! Estallando, reventando; se quiebran, saltan en pedazos. 

Click para agrandar
La lluvia negra y el humo bruno, contrastando con brochazos y gruesas pinceladas de rojo sanguíneo, envuelven a los soldados, dejando un sombrío rastro en sus rostros. Sangre, esfuerzo, dolor y lágrimas. Unos, saldrán vivos, para poderlo contar. Otros, resultan heridos. Otros, muertos.
Misión cumplida. Las trompas han abierto el tema, igual que se crea una cabeza de playa. Las bombas imponen, finalmente, el silencio, pausadamente, penetrando en la eternidad.
En la campaña del Pacífico ha habido pérdidas humanas, mas no abandono de hermanos en armas. Es el código de honor del marine. El sobreviviente carga con el compañero yaciente, y sigue avanzando. Por mor del arte dramático, la cinematografía y la música, la tragedia se ha tornado epopeya.



5 comentarios:

  1. Pese a que me carga un poco su tendencia al monocromatismo, ¡te la compro!

    ResponderEliminar
  2. Amigo Fernando, tu esperado momento ha llegado en ciclos de cine, "My Fair Lady" está siendo ya comentada y se ha abierto la previsible polémica sobre cine músical sí o cine músical no.
    No veo la hora de leer tu opinión (como adalid de este tipo de cine) sobre la película y tus argumentos a favor del género en cuestión.
    Un cordial saludo

    PD Siento no poder postear en tus entradas sobre las series televisivas, no lo hago porque hace ya unos cuantos años que renuncié a la tele y soy de los que piensan que si hablas de algo que no conoces corres el riesgo de quedar como un idiota.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido, Ibán, a Cinema Genovés, donde no se compra ni se vende el cariño verdadero...
    Salucines.

    ResponderEliminar
  4. Amigo David: Por lo que a mí respecta, no sólo es que que he renunciado hace años a la tele. Es que la pantalla donde visiono mis musicales favoritos... ¡no está ni conectada a la antena de TV! Si quieres conocer más detalles del asunto, te invito a que visites la entrada: «Estreno de "Series de TV, en serio». Abrí, justamente, esa sección del blog para comentar las series de televisión imprescindibles. Allí digo que el mejor cine actual, está, a mi juicio, en algunas series selectas. Por ejemplo, estas dos obras maestras del cine bélico: "Band of Brothers" y "The Pacific".

    Don't worry, my friend, te visitaré pronto. De momento, salucines para ti y tu Lady.

    ResponderEliminar
  5. El blog Cinema Genovés citado elogiosamente en la página web de Antena 3:

    http://www.antena3.com/nitro/the-pacific/noticias/asi-comienza-the-pacific_2011032901327.html

    Salucines

    ResponderEliminar