Páginas

sábado, 11 de marzo de 2017

HALLAZGOS: ARSÈNE LUPIN (1932)


Título original: Arsène Lupin
Año:1932
Duración: 84 minutos
Nacionalidad: Estados Unidos
Director: Jack Conway
Guión: Lenore J. Coffee, Bayard Veiller, Carey Wilson, a partir de la obra de Maurice Leblanc y Francis de Croisset
Música: Alfred Newman
Fotografía: Oliver T. Marsh (B&W)
Reparto: John Barrymore, Lionel Barrymore, Karen Morley, John Miljan, Tully Marshall, Henry Armetta, George Davis, John Davidson, James T. Mack, Mary Jane Irving, Mischa Auer
Producción: Metro-Goldwyn-Mayer


Inauguramos con esta entrada una nueva sección en Cinema Genovés, titulada “Hallazgos”. Como su propio nombre indica, en este apartado selecciono determinadas escenas o secuencias, y aun algunos planos, que me producen un especial agrado o admiración. Momentos de cine que, a veces, uno no se espera en una proyección, si bien dejan una huella imborrable en la memoria cinéfila. 

La serie dedicará una particular atención a esos instantes gozosos incluidos en películas poco conocidas o incluso discretas, no por decir flojas, medianas, mediocres… Films, con todo, que tras la exploración encuentras una gema, un rico souvenir para coleccionar, relámpagos que iluminan una cinta que, aun sin ser notable, sí alberga fotogramas y/o diálogos para enmarcar y colgar en la pared o en el blog… No por ello ignoraré algunas "perlas cinéfilas" presentes en trabajos mayores, y que hayan pasado inadvertidas u olvidadas.


Iniciamos la andadura de “Hallazgos” con una secuencia gloriosa perteneciente al film Arsène Lupin (1932), producción de Metro-Goldwyn-Mayer dirigida por Jack Conway. Tratándose de un trabajo poco consistente en su conjunto, tiene, no obstante, no pocos atractivos: una factura solvente, un reparto de primer nivel y… la secuencia que puede verse en el video y leerse en la transcripción que añado a continuación. 

El duelo/cortejo Arsène Lupin/John Barrymore y Sonia/Karen Morley es de antología, pícaro, muy atrevido para la época en que se filmó, ingenioso (magnífico trabajo de diálogo por parte de los guionistas del film), divertido, espléndido.



    (Sonia/Karen Morley): ¡Fuera de aquí!
    (Arsène Lupin/John Barrymore): Encantado.
    Cierre la puerta.
    Por supuesto.
    ¿No va a hacer el favor de irse?
    Por supuesto. Pero, primero permítame preguntar. ¿Le gusta mi cama?
    Bueno, yo no quería, en realidad. Tenía frío.
    Oh, sí. Es una noche fría para ser mayo. Sin embargo, ¿no cree que París tiene más encanto en primavera?
    Bueno, prefiero Rusia. Ya ve, vengo de allí.
    ¿En serio? Encantador. Me encanta el caviar. ¿Era su padre el general...? Supongo que su padre era general.
    Del ejército imperial.
    Ya. ¿Le gustaba a su padre el general el caviar?
    Lo tomaba en tortitas para desayunar.
    ¿Sí? Quédese para el desayuno. Tenemos caviar.
    Señor, ¿no está sobrepasando los límites un poco?
    Pero, querida señora, ¿no dejó eso atrás cuando se metió en mi cama?
    Oh, le aseguro que estar aquí no es ningún placer.
    Pero, la noche es joven.
    ¡Oh, señor!
    Disculpe. Creo que su vestido se le ha resbalado.
    No llevo puesto nada.


    ¿Es una costumbre rusa? ¿Quién es usted? Espere un momento. Déjeme adivinar. Es usted, eh..., la bella esposa de ese gran viejo duque de nariz roja. Alexis, ¿correcto? ¿No? Es la estrella de esa nueva revista rusa donde cantan todas esas cancioncillas alegres sobre el hambre, la nieve y los lobos. Ya sé. Está aquí para ayudar a la policía a encontrar a Arsène Lupin. Oh, no, por supuesto. Eso es absurdo. Ya sé. El doctor la trajo en una maletita negra y la puso bajo un rosal, y su madre la encontró y la llamó...
    Sonia.
    ¿Sonia? Sonia, ¿qué hace en mi cama?
    Se rompió el tirante de mi vestido. Lo están arreglando en la habitación de al lado, y tenía frío.
    Pobre Sonia. Discúlpeme un minuto.  

      (Lupin/Barrymore  entra en la habitación contigua y recoge el vestido que, ya arreglado, le entrega la sirvienta.
                
   Una señora presente en la estancia: Odio bailar con hombres con las manos húmedas. ¡Cómo te dejan la espalda! Querida, ¿podrías darte prisa? (La camarera le empolva la espalda).
  Camarera: Sí, señora.



    (Lupin/Barrymore, de nuevo) Bueno, aquí estamos. Es muy bonito, aunque algo atrevido. ¿Cree que su padre, el General, aprobaría esto?
    Mi padre, el General, siempre decía que un caballero era un hombre que nunca se acostaba con las espuelas puestas.
    ¿No es una pena? ¡Me gustan tanto los caballos! Puedo dejar de montar, supongo.
    Deme ese vestido.
    No puede ponérselo sola.
    La sirvienta me ayudará.
    La sir... Sé más de desabrochar vestidos que cualquier criada de París.
    Sí, pero lo que quiero es abrocharme éste. Voy a quedarme en esta cama hasta que abandone la habitación. [Lupin se dirige a ventana con intención de lanzarlo al exterior] ¿Qué hace?
    Bueno, si va a quedarse en la cama, no necesitará el vestido.
    ¡Espere! Si usted... Apague las luces.


      La secuencia tiene todavía un colofón a la altura de aquí visto y leído. Invito al lector/espectador a descubrirlo por su cuenta, si le interesa, si tiene curiosidad. He aquí el diálogo de ese final de escena. Las imágenes y/o la imaginación hacen el resto…

    (Arsène Lupin/John Barrymore): Yo pensaba que Rusia era un país frío.
    (Sonia/Karen Morley): Por favor, por favor. Creo que sería mejor ir a bailar.
    Más tarde.
    Mejor ahora. Vamos. Bailemos.
                         —    Bueno, si insiste. Pero no será ni la mitad de divertido.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada