Páginas

lunes, 28 de enero de 2013

LA LECCIÓN DE BILLY WILDER



Me recordó la anécdota cinematográfica que les traigo esta semana en Cinema Genovés un caso, no menos real que el aquí referiré, el cual ha sido contado por un amigo, escritor también, en Facebook, recientemente. Acababa mi amigo de recibir una «oferta» por parte de una especie de editorial, consistente —aunque yo diría que muy poco sólida— en lo siguiente:

«Encontré su contacto buscando nuevos autores en Internet. Me gustaría leer una breve biografía suya, el resumen de una obra completa que quiera publicar y una muestra de la misma, para valorar si encaja en nuestra línea editorial. Con los autores que tienen pocos o ningún libro publicado en España trabajamos en coedición, cubriendo la mitad de los gastos de edición. En este caso trabajamos durante dos años junto con el autor para darle a conocer en España. Le agradezco de antemano y quedo a la espera de sus noticias.»

El receptor de la misiva, autor de una considerable obra, en cantidad y calidad, respondió con ironía y un punto de sarcasmo. He aquí el resumen: «Por supuesto que iríamos a medias en los gastos: ustedes aportan el gasto de dinero en metálico y yo el gasto de materia gris, trabajo y tiempo indispensables para escribir un libro.» Y así de paso, añadía, les enseño a ustedes el oficio de editar, los buenos modales y a saber distinguir el género con el que se trabaja.

Al estar familiarizado yo mismo, por motivos profesionales, con el mundo editorial, les aseguro que este caso no es el único. También en el mundo de la banca pasan cosas parecidas, y aun mucho más serias y onerosas. Acude uno a una entidad bancaria con el propósito de abrir una cuenta y le preguntan por su solvencia. ¿Qué pasa con la suya?, debería de contestar el cliente de inmediato.

Pues bien, la anécdota que les anuncié al principio tiene que ver con estos cuentos, aunque en esta ocasión esté situada en el mundo del cine, razón por la cual la traigo a Cinema Genovés. No obstante, sépase que con ella inauguré el 18 de marzo de 2010 mi blog sobre filosofía y literatura, Librepensamientos, todavía activo, un espacio al que les invito que visiten cuando les apetezca. 


La entrada lleva por título «Usted primero». Dice así:

«Biógrafos, gacetilleros y estudiosos de la obra cinematográfica de Billy Wilder cuentan muchas y muy sabrosas anécdotas sobre la vida del genial director norteamericano de origen centroeuropeo. Nada sorprendente, después de todo, tratándose de un personaje de tanto ingenio y talento. Hay una secuencia vital de Wilder que me conmueve sólo recordarla. Y desearía traerla aquí y ahora como primera «Hoja Nueva» que brota de este árbol blogero con una nueva primavera a las puertas.

Billy Wilder es por entonces un cineasta anciano, una leyenda viva del Séptimo Arte. Su última película —Aquí un amigo (Buddy, Buddy, 1981)—, no ha tenido gran éxito de público ni de crítica. Algunos amigos le animan a emprender nuevos proyectos. Seguro que bullen en su cabeza estupendas historias que llevar a la pantalla. Billy merece un colofón magnífico para su magnífica obra. Como John Ford. Como John Huston.

He escuchado y leído varias versiones de la escena que ahora reproduzco. No sé si es la mejor o la más próxima a la realidad. No importa. Así debió de ocurrir.

El viejo director no ignora que Hollywood ya no es lo era. ¡El creador de El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard, 1950)! Los despachos de producción de los estudios cinematográficos de mediados de los años 80 están ahora ocupados por jóvenes ejecutivos, más formados en las finanzas y los hedge funds que en la historia del cine. Wilder saca del cajón un antiguo guión y lo presenta a uno de estos nuevos gestores del cine. Le dan cita. Le hacen esperar. Finalmente, le recibe un prometedor productor, quien, sin duda, no sabe con quién está a punto de hablar.

— Señor Wilder, ¿dice usted que desea hacer un film con nosotros?
— Así es.
— Trae el guión, ¿no es cierto?
— Muy cierto.
— Pero, tal vez sería interesante hablar antes del curriculum.
— Usted primero...»



16 comentarios:

  1. jaja, ¡Qué grande fue y es Wilder! porque sus hechos aun siguen estando (y estarán) vigentes por generaciones.

    Gracias por la anécdota Genovés :)

    Salucines :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, daniel, por el comentario. Por eso que dices tenemos tan presente a Mr. Wilder.

      Salucines

      Eliminar
  2. Eso es lo que ocurre cuando un GENIO se encuentra con un idiota que tiene mas cargo que cerebro (y educación). Lamentablemente es un especimen muy abundante en nuestros días. Necesitamos más Wilders y menos idiotas.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que sí, Alberto, es la canción de nunca acabar. Con todo, la sutileza y la elegancia de Wilder en las respuestas son conmovedoras...

      Salucines

      Eliminar
  3. Terrible cuando casi todos creen que valen para juzgar casi todo.
    PD.- Deliciosa anécdota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Gonzalo. Que el cielo les juzgue...

      Salucines

      Eliminar
  4. Soberbia entrada y estupenda conexióon Fernando. Hay que ver los secretos de las editoriales,como diría el otro manda "eggs". ¿Tan jodidos estamos? Yo tengo una anécdota parecida pero no se si es el sitio ideal para contarla.

    Saludos
    Roy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, amigo Roy, si no es horario infantil, cuéntenos esa anécdota, hombre...

      Salucines

      Eliminar
  5. Pues yo confieso que me parece una anécdota terrorífica, sí, sí, de las que causan terror. Imagino la cara de Wilder ante semejante osadía pero, como no podía ser de otra forma, estuvo a la altura en la contestación.

    Yo me reservo la respuesta para al banco. Seguro que antes o después tendré que echar mano de ella.

    salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, amigo deWitt, que es terrorífica la anécdota. Y muy actualizada, por lo que se ve.

      A propósito, ¿es usted solvente...?

      Salucines

      Eliminar
  6. Pues nada, es algo parecido. Yo tenía un negocio de automoción, y un día se me presentó una conocida casa de "repara cristales y parabrisas", me dijeron que les interesaba mucho tener un local para venir una vez o dos por semana, porque no querían una instalación fija, y claro necesitaban un sitio
    donde meterse a trabajar. Yo les dije, que me parecía bien pero que ganaba yo con todo esto, si les cobraba un tanto por ciento, o un porcentaje fijo, bueno que teníamos que discurrir lo que mejor nos viniera a los dos, cuando me salta el delegado, no, no, nosotros no le vamos a pagar nada, usted sale ganando con que nuestra "reconocida marca (Carglass)" venga aquí porque eso le traerá un beneficio añadido, el de los coches que vengan a arreglar el parabrisas o sustituirlo seguro que aprovechará para hacer alguna otra cosa. Como entenderás les dije que no me hicieran perder mas tiempo, que el mio valía oro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El juez de la horca, amigo Roy, hubiera sido menos respetuoso y más ejecutivo con los insolentes y los bellacos...

      Salucines

      Eliminar
  7. Los ejecutivos de Hollywood (especialmente en los 60-70´s) nunca brillaron por su cultura ni por su inteligencia... creo que la metedura de pata fue más por ahí que por mala fe o por malos modales, simplemente el productor era un ignorante de tomo y lomo. Wilder a lo suyo sutil y a matar, seguro que el niñato ni se enteró de que le estaba vacilando.

    Salucines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ignorancia es atrevida, ¿verdad, amigo David? Recordarás la película "The Player", dirigida por Robert Altman, en la que se recrea muy bien ese nuevo estilo de los estudios de Hollywood. Oh, la belle époque...

      Salucines

      Eliminar
  8. Supongo que el gran Billy acabó decepcionado por el tono que iba tomando el hollywood que él había conocido en sus entretelas y seguramente consideró que, cuando filmó El crepúsculo de los dioses se quedó más que corto a años luz de lo que ha acabado siendo y eso que murió hace ya años.
    Ahora los productores son meros economistas -por decir algo- sin tener ni idea del séptimo arte. Y así les -y nos- va.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, Josep, que le sorprendiera a Wilder nada de nada el rumbo que llevaba Hollywood, desde el crepúsculo hasta la noche más oscura... Era perro viejo y muy sabio.

      Salucines

      Eliminar