Páginas

jueves, 19 de mayo de 2016

BLASCO IBÁÑEZ EN EL CINE (1): MARE NOSTRUM (1926)


Título original: Mare Nostrum
Año: 1926
Duración: 102 minutos
Nacionalidad: Estados Unidos
Director: Rex Ingram
Guión: Willis Goldbeck a partir de la novela de Vicente Blasco Ibáñez
Fotografía: John F. Seitz
Reparto: Alice Terry, Antonio Moreno, Apollon Uni, Álex Nova, Kada-Abd-el-Kader,
Hughie Mack, Mademoiselle Kithnou, Mickey Brantford, Rosita Ramírez
Producción: Metro-Goldwyn Pictures Corporation


Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, España, 29 de enero de 1867 – Menton, Francia, 28 de enero de 1928) es uno de los escritores españoles contemporáneos más universales. Aunque, ordinariamente, vinculado al género de la novela costumbrista y al estilo naturalista en literatura, lo cierto es que el alcance de su obra va mucho más allá de dicha caracterización. Una obra, por si hace falta recordarlo, colosal, en calidad y cantidad, que abarca desde el relato periodístico y la crónica de viajes hasta la novela en su máxima expresión, la compuesta durante el periodo histórico de mayor esplendor. 

No resulta ocioso recordar ahora el célebre proverbio según el cual nadie es profeta en su tierra y el adagio según el cual los españoles suelen dar la espalda a sus grandes hombres. Blasco Ibáñez, quien vivió casi toda su vida fuera de España, hizo las Américas y murió en suelo francés, es un autor acaso más conocido y reconocido en el extranjero que en su propio país.

En buena medida, dicho éxito internacional fue debido a la tremenda popularidad que obtuvieron las adaptaciones cinematográficas realizadas a partir de bastantes de sus novelas. Significamos una celebridad que el propio escritor pudo disfrutar personalmente. En algunos casos, incluso participando directamente, de diversas maneras y en distintos momentos, en dicha labor, si bien adquirió el vértice superior de la nombradía internacional durante la etapa en que brillaba el cine silente en Hollywood.

En el año 1921, se estrena Los cuatro jinetes del Apocalipsis (The Four Horsemen of the Apocalypse), superproducción Metro-Goldwyn-Mayer, dirigida por Rex Ingram y protagonizada por la estrella del cine Rodolfo Valentino, quien a partir de esta cinta vio elevada su aureola a nivel estratosférico. El relumbre del actor de origen italiano se acrecienta incluso en la producción del año siguiente: Sangre y arena (Blood and Sand, 1922), film en esta ocasión producido por la Paramount y dirigido por Fred Niblo


El año 1926 conoce otro éxito grandioso en las versiones llevadas al cine de narraciones de Blasco Ibáñez al estrenarse Mare Nostrum, película producida (distribuida por MGM) y dirigida de nuevo por Rex Ingram, protagonizada por Alice Terry (esposa del director) y el actor nacido en Madrid, Antonio Moreno. El film tuvo, asimismo, una fenomenal acogida por parte del público. 

Del mismo año, es también el film Torrent (El torrente), adaptación fílmica de la novela del escritor valenciano, Entre naranjos, dirigida en esta ocasión por Monta Bell y contando en la cabecera del reparto con otra superestrella de la pantalla: Greta Garbo. Vicente Blasco Ibáñez entró, sin duda, en el cine norteamericano por la puerta grande.



Rex Ingram (Reginald Ingram Montgomery Hitchcock), nacido en Irlanda en 1892, emigró a los Estados Unidos en el año 1911, donde falleció en 1950. Formado en las artes plásticas (pintura, escultura) y en la escritura (guiones de cine), y con una sólida formación intelectual, encontró rápida y fácilmente empleo en los estudios de Hollywood, realizando tareas de guionista, y productor y, a partir de 1916, también de director, especialmente para Metro-Goldwyn-Mayer. Su cotización crece rápidamente en el competitivo mundo del cine, logra clamorosos éxitos, aunque a pesar de ello (o precisamente por ello) choca frontalmente con algunos directivos de la firma del león, en particular, con Louis B. Mayer. Es tal la incompatibilidad entre ambos que en 1923, casado ya con la actriz y musa del director, Alice Terry, fija su residencia en el sur de Francia, donde comanda la delegación de la MGM en Europa.



Tanto su esposa Alice como el propio Ingram meditaban desde hacía tiempo el adaptar al cine la novela de Vicente Blasco Ibáñez, Mare Nostrum. La actriz deseaba ardientemente encarnar en la pantalla a la fascinante protagonista del texto, Freya Talberg. Por su parte, en 1921, Ingram había logrado una enorme acogida con la anterior adaptación del escritor valenciano, Los cuatro jinetes del Apocalipsis. El director decide, pues, comunicar el nuevo proyecto al novelista. Da la coincidencia de que Blasco Ibáñez también residía por aquellas fechas en la Costa Azul. El año antes había fallecido su esposa María, y ese mismo año había contraído segundas nupcias con su amante desde un tiempo atrás, la elegante y sofisticada Elena Ortúzar, nacida en Chile, y que sirvió de inspiración a varios personajes femeninos de las novelas del escritor, entre otras, justamente, Mare Nostrum; o sea, la turbadora e intrigante Freya.


Antonio Moreno, Rex Ingram y Blasco Ibáñez en el rodaje del film
Blasco, quien había quedado muy satisfecho con el trabajo de Ingram en Los cuatro jinetes del Apocalipsis (menos con el resultado de Sangre y arena, dirigida por Fred Niblo, tanto en el terreno estrictamente artístico como en promoción de la obra), respalda con entusiasmo el plan presentado y la producción se lleva a cabo ese mundo año. El resultado es un soberbio espectáculo que recoge con bastante fidelidad (todo lo que permite la convergencia de dos géneros distintos: novela/película) el texto de partida, combinado con maestría lo épico con lo lírico, mostrando el amargo dulzor del amor en tiempos de guerra, la pasión y la razón demasiado humanas, las emociones vivas y el sentido del honor y el deber, los valores de la lealtad y del sacrificio.



Y lo que acaso resulte más importante: Ingram, al frente del equipo de rodaje, filmando en los escenarios donde transcurre la acción (España, Italia, Francia), logra que el símbolo del mar Mediterráneo, el Mare Nostrum, se convierta en el principal protagonista del film (así ocurre también en la novela de Blasco). Si bien es cierto que resulte paradójico que, justamente, varias escenas marítimas sean las más deslucidas de la producción; en particular, las que recrean las batallas navales (mediocres secuencias hechas con maquetas de juguete que ni siquiera son disimuladas convincentemente). 

Señalo este defecto porque contrasta y se aviene muy mal, en el conjunto de la obra, con otros tratamientos visuales del mar, éstos sí verdaderamente inspirados y brillantes: en el prólogo, el recuerdo de Tritón, seudónimo con el que es conocido el tío del protagonista, el cual inocula en el joven Ulises la pasión por el mar evocando aquel día pleno de magia en que contempló a Anfitrita, señora y soberana del mar, galopando sobre las olas; y en el epílogo, donde Ferragut, herido de muerte por un torpedo alemán que impacta en la nave, desciende solemnemente hasta el fondo abisal del mar, donde se encuentra con la diosa Anfitrita/Freya, quien lo acoge con un abrazo de amor inmortal.





Historia intensa y extensa en significados, Mare Nostrum es un fabuloso relato de amor, sobre el mar y la mujer en un contexto bélico. Sobre el encuentro trágico entre dos personajes opuestos, pero unidos por la exaltación amorosa.

«Llámeme Freya. Es un nombre de Wagner. Significa la Tierra y al mismo tiempo la Libertad». Con estas palabras se presenta la protagonista a Ulises Ferragut, con una evocación directa al «Llamadme Ismael» en Moby Dick de Herman Melville, una de las novelas emblemáticas de tema marino, así como con un guiño de complicidad al arrebato romántico en la obra operística del compositor alemán. Freya remite a la ballena blanca y asesina, en cuanto que representa el objeto de la obsesión de Ulises y su posterior destrucción (así como la de su familia, amigos y buque). Aunque, ajustando todavía más la analogía, en la trama de la película, la mujer es equiparada a otro animal marino: el pulpo (secuencia en el Acuario de Nápoles, que en la cinta realizada por Ingram no fue incorporada al montaje final).



Ella es superficie terrestre y espíritu libre. Él, fondo marino y cautivo del embrujo de Anfitrita, quien se hizo mujer en las ruinas de Pompeya, donde se produce el mágico encuentro entre dos seres condenados a enamorarse y a perecer en brazos y en nombre del amor. Ingram, con suma inteligencia y habilidad, sitúa el cruce de destinos a las puertas de la sala pompeyana en que se encuentran  los célebres frescos que recogen escenas eróticas. De manera igualmente sutil e insinuante, muestra la aventura pasional de los dos personajes. En una secuencia posterior, en pleno estadio del romance, basta mostrar al capitán dormitando sobre el hombro de Freya, sentados ambos en un sofá, para aludir a la dicha relación. Recuérdese que la producción es de 1926.



Hay determinación, como cabe esperar de una narración trágica, en la odisea de Ulises Ferragut. Persiguiendo la imagen sagrada de Anfritita, se hace marino mercante, comanda un buque de su propiedad, al que bautiza con el nombre de Mare Nostrum. Navega por todo el contorno del Mediterráneo como hombre de paz, hasta que en Nápoles topa cara a cara, cuerpo a cuerpo, con un volcán femenino, y arrastrado por su lava llameante, es conducido al frente de guerra. Freya es espía a las órdenes del alto mando alemán, una Mata Hari que ha conocido tantos hombres como ha olvidado. Recluta a Ferragut para una misión militar que favorece el dominio germano en el Mediterráneo, aun poniendo en peligro la navegación por sus aguas del resto de navíos.

El capitán ha dejado esposa e hijo en Barcelona, y, ay, también los ha olvidado, cegado por el embrujo de Freya. El destino de nuevo. El destino siempre. Esteban, vástago del marino viajero, viaja Nápoles en busca del padre, cual Telémaco nostálgico. Con tan mala fortuna que muere durante una travesía, destrozado por un impacto de torpedo disparado por un submarino alemán, uno de esos sumergibles de guerra que ha alimentado el propio Ferragut con su servicio mercenario, pagado con besos y abrazos de mujer fatal. Freya desaparece y Ulises sufre un calvario de dolor y remordimiento, sintiéndose culpable de la trágica muerte de su hijo adolescente.



En ese momento, el pathos amoroso se torna pathos destructivo: Ferragut consagra el resto de su vida a vengar al joven Esteban, poniendo su barco y su vida al servicio de los aliados, enfrentándose en otro duelo mortal contra los navíos (ahora) enemigos,  causantes de la desgracia infinita que le ahoga. Freya reaparece (de nuevo) y lanza sus tentáculos para atrapar (otra vez) al amante abatido. Pero, Ferragut es otro hombre. El amor por ella se ha trocado en odio. La golpea y repudia, abandonándola a su sino.

Finalmente, es detenida por las tropas aliadas, juzgada por espionaje y condenada a muerte. Ingram rueda una soberbia secuencia de la ejecución de Freya, quien comparece, bella y orgullosa, ante el pelotón de fusilamiento con su uniforme: vestido elegante y visón, perfumada no por el salitre, sino por fragancias parisinas, esas armas de mujer fatal que poco pueden hacer ahora para frenar el huracán del destino. Ferragut la seguirá poco después. En el profundo vientre del mar le espera su imagen idealizada, la ninfa del amor. En el fondo de todo, más allá de la vida y la muerte, el mar y el amor aguardan su caída.





Próximamente, Blasco Ibáñez en el cine (y 2): Mare Nostrum (1948)


2 comentarios:

  1. Nos documentas e ilustras amigo Fernando.. bueno es conocer que nuestros escritores ilustres al menos gozaron en vida del reconocimiento que merecian.
    Yo sólo recuerdo la adaptación de Los cuatro jinetes del Apocalipsis dirigida por Vicente Minnelli en 1962 con Glenn Ford, no tenia ni idea de esta otra adaptación que te ocupa hoy.
    Sólo darte las gracias of course por rescatar tan curiosa pelicula.
    Interesante reseña.

    Salucines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amiga Abril, por tu gentil comentario.

      Las versiones hechas en Hollywood de la obra de Blasco Ibáñez son, por lo general, bastante buenas. Esta que aquí traigo es fantástica... Muy recomendable.

      Salucines

      Eliminar