Páginas

lunes, 2 de abril de 2012

DE BRUCES, CRUCES Y PIEDADES


La iconografía inspirada en la Pasión de Cristo ha tenido gran reflejo e impacto en las más diversas artes, con unos resultados, por lo general, excelentes. En referencia a la Crucifixión, y por lo que hace a la pintura, los modelos están en la mente y la retina de todos. Entre los clásicos, ocupando un lugar preeminente, las tablas de la ley artística de Giotto.



Sin olvidar el sentido del movimiento y la ligereza de Botticelli.


Ni dejar de lado tampoco la plasticidad de Van Veyden.


Séptimo arte que no descansó tras su establecimiento, ni se cansó de integrar infatigablemente en su seno las finas artes previas, el cine no podía resistirse a plasmar esta página crucial de nuestra cultura.

De entrada, lo hemos visto en la imagen que sirve de cabecera al presente post (o quizá fuese más preciso darle el nombre de «paso»), correspondiente a la promoción del film Gigante (Giant, 1956), dirigido por George Stevens.

A propósito de cruces, jamás ha sido mostrado a Jesucristo de bruces con tanto realismo como en La pasión de Cristo (The Passion of the Christ, 2004), título dirigido por Mel Gibson. Tras la exitosa Braveheart (1995), con esta obra sobre el calvario de Jesús, el director y actor australiano (si bien nacido en Nueva York), dio en el clavo.



Una producción más reciente centrada en este tema es El molino y la cruz (Mlyn I Krzyz-The Mill and the Cross, 2011), extraordinario y bellísimo fresco cinematográfico realizado por el director polaco Lech Majewski.




Si reparamos ahora en las imágenes de la Piedad, el primer mandamiento de la memoria nos lleva a la Pietà de Miguel Ángel. No podía dejar de ser trasladada a las películas tan poderosa estampa.


He aquí unas muestras.

Topaz (1969), película dirigida por Alfred Hitchcock.


Gritos y susurros (Viskningar och rop, 1972), cinta dirigida por Ingmar Bergman.


La última tentación de Cristo (The Last Temptation of Christ, 1988), film dirigido por Martin Scorsese.


En cuanto al cine español, me viene a la mente una dura imagen incluida en una producción no menos cruda, Mater amatísima, dirigida por José Antonio Salgot, con guión de Bigas Luna e interpretada por una muy joven Victoria Abril.


Tras la Pascua, Cinema Genovés volverá a renacer tan campante. Dios mediante.


15 comentarios:

  1. Aquí esperamos, con el menor calvario posible la anunciación.¡Buena Pascua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo te deseo, Sergio. ¡Buena Pascua!

      Salucines

      Eliminar
  2. Buenas!!!
    No conocía ese cartel promocional de "Gigante" y, efectivamente, es cuando menos evocador.

    Siempre he sido un gran defensor de "La pasión según Mel Gibson". A mí, yo confieso, me sorprendió para bien. Buenas fechas para visitarla de nuevo.

    No había reparado nunca en cuántas "Piedades" nos ha dejado - y nos dejará - el séptimo arte. Recordé de inmediato la de "The roaring twenties" de Raoul Walsh y buscando el fotograma para ilustrar el recuerdo encontré esta página con varias pietà(s) cinematográficas: http://www.laescueladelosdomingos.com/2012/02/pietas.html

    Ays! La Pietà!! Qué recuerdos de selectividad y qué buen resultado me proporcionó ;-)

    Salucines
    Ays! Esa Pietà sobre la que tuve que disertar en selectividad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace, amigo deWitt, y por tu comentario. Entre todos los amigos de Cinema Genovés seguro que encontramos más referencias fílmicas de nuestro tema de la semana.

      Veo que la mudanza te ha dejado un poso de nostalgia y melancolía... Tranquilo, que eso se pasa con los años. Hasta la próxima mudanza...

      Salucines

      Eliminar
  3. Felicidades por la entrada que nos regalas, Fernando. Muy apropiada para la época en que estamos. Impresionantes ilustraciones. Uno no sabe ya con cuál quedarse. Se nota que están hechas por grandes artistas. Y la película La Pasión, según Mel Gibson, ni te cuento: Buenísima y realista, e incluso a veces dura.Una buena ocasión para volver a verla, sin lugar a dudas. Braveheart me gustó y sigue gustando mucho. Pero esta versión sobre la Pasión de Cristo se lleva la palma, y nunca mejor dicho. Salucines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco, por tu amable comentario. Valiente y arrojada película la de Gibson, tan "naturalista" que tampoco es para verla muy a menudo...

      Buena ocurrencia lo de "llevar la palma".

      Salucines

      Eliminar
  4. No soy católico, pero sí cristiano, y en esta época es verdaderamente significativo darse un tiempo para ver alguna de esas cintas que evocan la figura de Cristo. Me ha gustado el post, completo y curioso. Yo a igual que DeWitt y Francisco disfruto con La Pasión de Cristo, de Gibson, pues como señalas nunca se palpó con tanta realidad el sufrimiento de Jesús. Y vaya que el film toca la fibra con gran acierto (además de que su despliegue técnico es envidiable).
    El evangelio segun san Mateo de Pasolini es una de las que más ansío ver en estas fechas ¿has visto el film? Si es asi me gustaria saber qué opinión te merece. Si no, no pasa nada :)

    Un abrazo Genovés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, daniel, por tu amable comentario.

      Hace muhísimos años que no he vuelto a "El evangelio según san Mateo" de Pasolini. No sabría decirte cómo creo que ha superado la prueba del tiempo. Pero, tomo tu pregunta como una invitación para revisarla en estas fechas.

      Salucines

      Eliminar
  5. Querido Fernando, no soy muy amigo del "cine de semana santa" (si por ello entendemos las innumerables revisiones de la pasión y muerte de Cristo) y creo que ahora mismo me resultaría muy duro volver a tragarme cualquiera de las aproximaciones que han hecho directores de la talla de Scorssese, Nicholas Ray o Pasolini.
    Así que sinceramente agradezco la frescura de tu propuesta, tanto a nivel formal como informativo (apunto esa "The Mill and the Cross" de la que ya nos había contado como objetivo a medio plazo), que se aleja con ingenio de las habituales revisiones de las plomizas "pasiones de Cristo"; la versión de Gibson ni la he visto, y eso que su cine no me desagrada del todo, pero en este caso concreto, la verdad es que me da repelús.

    PD Voy a aprovechar este apéndice para reivindicar mi pelicula "semanasantera" favorita

    ResponderEliminar
  6. ... que no es otra que la gran "Ben-Hur" del no menos grande William Wyler.

    Salucines.

    (mis disculpas, se me cortó el comentario)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, amigo David, además de Ben-Hur (tanto la muda de Niblo como la más moderna de Wyler), hay títulos del "peplum" francamente "sagrados" ...

      "Los Diez Mandamientos" (también en ambas versiones, muda y sonora, en este caso de De Mille las dos) es, sin ir más lejos, un espectáculo asegurado y un ejemplo de buen cine. Aunque hay más ejemplos, en la memoria de todos.

      Sea como fuere, Felices Pascuas.

      Salucines

      Eliminar
  7. Me ha parecido muy interesante esa llamada de atención relativa a la fuerza icónica de las imágenes y su uso posterior en el cine apelando a sentimientos que se nos han inculcado desde la infancia y no puedo menos que pensar que esa efectividad va perdiendo fuerza conforme la imaginería hagiográfica desparece de los libros de texto y cada vez hay más analfabetos de la cultura de nuestra civilización con independencia de las creencias religiosas de cada quien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te falta razón, Josep, en lo que dices. Nuestra cultura y civilización son inseparables de estas imágenes, y de todas aquellas que han cimentado nuestra perspectiva de la vida y del mundo. Desconocerlas o rechazarlas por principio es, en efecto, una forma de analfabetismo. Si entrar ahora en otras consideraciones, pues estamos de paso...

      Salucines

      Eliminar
  8. Estupenda entrada D. Fernando, estupenda, me ha gustado mucho todas las asociaciones, a las que por otra parte también soy "aficionado"

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Roy, por tu amable comentario. Me alegro de tenerte por aquí tras las pequeñas... vacaciones.

      Salucines

      Eliminar