Páginas

jueves, 9 de septiembre de 2010

PRESENTACIÓN Y ESTRENO DEL BLOG

Aunque mi profesión y mi vocación remiten a la filosofía, a una filosofía de corte racional, confieso sentir pasión por el cine. Bien es verdad que a lo largo de los años, los filmes han ido compartiendo tiempo y espacio con mi otra querencia del alma artística: la ópera. Pero esa es materia para otros tinglados, y no es cuestión de airear ahora mis arias, lieder y barcarolas favoritas en este lugar reservado al séptimo arte. La profesión de uno puede cambiar, puede uno jubilarse, o estar excedente para buscar la excelencia. Mas la vocación nunca cesa ni varía mientras vivimos, ya que define el designio de nuestra existencia personal, la vida de cada uno. Queda advertido, entonces, el visitante: en este blog encontrará cine y más cine, pero su autor no podrá evitar (ni lo procurará) que la reflexión racional conviva con el sentimiento y la pasión cinéfila infiltrados e inflamados por tantas imágenes y tantos sonidos de película como bullen en mi recuerdo.

La afición y el gusto por el cine, tras muchas cintas visionadas (también, no pocos rollos vistos…) y de bastantes textos leídos sobre el tema, se tornaron cinefilia en mí, ya desde niño. He pasado muchas tardes de la infancia y juventud en los cines de sesión continua, desde las 4 de la tarde hasta cerca de las nueve de la noche, hora de volver a casa. Hoy, en el salón de mi casa —a veces, en las salas de cine también—, por la noche, raramente por las tardes, jamás por las mañanas, no hay jornada sin mi ración de cine. Un día sin sesión cinematográfica representa para mí un día perdido, o casi. Tras la cena, cine.

Arcadia todas las noches. Así titulaba mi querido y admirado Guillermo Cabrera Infante uno de sus precisos y preciosos textos. Puesto que yo soy poco proclive a lo pastoril, bucólico y, menos aún, a lo utópico, denominaré, por mi parte, ese espacio maravilloso de la mente, mi olimpo particular de dioses y diosas de la pantalla, mi paraíso de estrellas del celuloide y del video. Paraíso, pues, todas las noches.

Próximamente en Cinema Genovés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada